Antecedentes/ Diagnóstico/ Marco Conceptual

Comparte esta publicación:

Tweet Compartir Imprimir Mail

Misión Casa Para Todos

Antecedentes

Antecedentes

El artículo 30 de la Constitución de la República establece que las personas tienen derecho a un hábitat seguro y saludable, y a una vivienda adecuada y digna, con independencia de su situación social y económica;

El artículo 31 de la Norma Suprema dispone que: “Las personas tienen derecho al disfrute pleno de la ciudad y de sus espacios públicos, bajo los principios de sustentabilidad, justicia social, respeto a las diferentes culturas urbanas y equilibrio entre lo urbano y lo rural. El ejercicio del derecho a la ciudad se basa en la gestión democrática de esta, en la función social y ambiental de la propiedad y de la ciudad, y en el ejercicio pleno de la ciudadanía”;

El numeral 2 del artículo 66 ibídem, reconoce y garantiza a las personas: “El derecho a una vida digna, que asegure la salud, alimentación y nutrición, agua potable, vivienda, saneamiento ambiental, educación, trabajo, empleo, descanso y ocio, cultura física, vestido, seguridad social y otros servicios sociales necesarios”;

El numeral 6 del artículo 261 de la Carta Magna dispone que: “El Estado Central tendrá   competencias exclusivas sobre: Las políticas de educación, salud, seguridad social, vivienda”;

Los numerales 3 y 5 del artículo 375 de la Constitución de la República, establecen como obligaciones del Estado el garantizar el acceso al hábitat y a la vivienda digna para lo cual: “3. Elaborará, implementará y evaluará políticas, planes y programas de hábitat y de acceso universal a la vivienda, a partir de los principios de universalidad, equidad e interculturalidad, con enfoque en la gestión de riesgo”; y “5. Desarrollará planes y programas de financiamiento para vivienda de interés social, a través de la banca pública y de las instituciones de finanzas populares, con énfasis para las personas de escasos recursos económicos y las mujeres jefas de hogar”. “El Estado ejercerá, la rectoría para la planificación, regulación, control, financiamiento y elaboración de políticas de hábitat y vivienda”[1];

El sector de la construcción es dinamizador de la economía, puesto que genera encadenamientos con gran parte de las ramas industriales y comerciales de un país; en consecuencia, su efecto multiplicador es amplio. El Gobierno de la Revolución Ciudadana ha promovido la inversión en obras de infraestructura básica, vial, recreación, deportes y vivienda social; mientras que el sector privado participa especialmente en la rama edificadora o de vivienda.

En la situación actual de la vivienda en Ecuador, el déficit cuantitativo a nivel nacional es del 12,28%, si bien el déficit de vivienda afecta a todos los hogares, su incidencia es mayor en los hogares más pobres y vulnerables, alcanzando en hogares en situación de extrema pobreza el 29,8% y en hogares en situación de pobreza moderada el 25,8%.[2]

En referencia al déficit cualitativo, los hogares en extrema pobreza constituyen el 40,8% y los hogares de pobreza moderada el 42,6%, es decir 175.683 hogares residen en viviendas cuya tenencia es insegura, construidas con materiales inadecuados, con carencia de servicios sanitarios básicos o con problemas de hacinamiento. [3]

Aun cuando el acceso a una vivienda digna y saludable es un derecho reconocido por la Constitución del Ecuador, un número importante de ecuatorianos enfrenta problemas habitacionales y de hábitat. Aproximadamente, el 70% de las viviendas se producen desde el sector informal a través de la autoconstrucción, sin respetarse normas constructivas y/o de urbanismo (MIDUVI 2009). Como consecuencia, Ecuador tiene un stock de viviendas precarias, con carencias de servicios básicos, con posesión irregular de la propiedad (ausencia de títulos y/o escrituras) y, en algunos casos, ubicadas en zonas de riesgo.[4]

La Misión Casa para Todos es parte del Plan Toda una Vida, conforme Decreto Ejecutivo No. 11 del 25 de mayo de 2017, que en su artículo 1, manifiesta: “Créase la Misión “Toda una Vida” para garantizar los derechos de las personas en todo el ciclo de vida…”, en ese sentido se da vida jurídica a dicha misión, que estará regentada bajo el artículo 4, que dice: “Créase la Secretaría Técnica del Plan Toda una Vida, adscrita a la Presidencia de la República, encargada de la ejecución de la Misión “Las Manuelas” y la coordinación para la implementación de la “Misión Toda una Vida”

Diagnóstico

Del análisis del déficit cuantitativo de vivienda en Ecuador, información realizada con fuente de INEC – ENEMDU 2007 – 2016 y de la Coordinación Estratégica de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Secretaría Técnica Plan Toda una Vida, se obtuvieron las siguientes infografías, que indican el comportamiento del déficit cuantitativo por nivel de territorio, desde la segmentación urbano y rural; dividido por las tres regiones climáticas y 9 regiones o zonas Senplades, por provincia y por ciudades representativas y pobladas del país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las provincias como Bolívar, Cañar, Carchi, Cotopaxi, Chimborazo, Esmeraldas, Guayas, Loja, Los Ríos, Manabí, Morona Santiago, Napo, Pastaza, Orellana, Santa Elena y zonas no identificadas, registran un déficit cuantitativo mayor al promedio de partida del año 2016 (12.30%).

Marco conceptual

La Misión Casa para Todos garantizará el acceso a una vivienda, adecuada y digna con énfasis a la población en pobreza y vulnerablilidad, mediante la identificación y actualización de la información de los beneficiarios de programa y proyectos establecidos por el Comité Interinstitucional del Plan Toda una Vida[5], en el Registro Social[6]; constituirá el elemento de entrada para conocer la demanda potencial del grupo objetivo de la población que se beneficiará con dicho programa.

Para la Misión casa para Todos, el déficit de vivienda propia en el que se enfoca el programa está compuesto por 2 universos: el primero consiste en todos los hogares que a pesar de tener vivienda, ésta es considerada como irrecuperable[7] y el segundo está compuesto por los hogares sin vivienda propia[8]. De los 2 grupos anteriores tomaremos a todos los hogares que están identificados dentro de nuestra población objetivo, es decir en situación de pobreza[9], el cual está conformado por el grupo poblacional con pobreza extrema y pobreza moderada.

 

[1] Fuente: Constitución de la República del Ecuador
[2] Fuente: Encuesta Nacional de Empleo Desempleo y Subempleo, ENEMDU 2016
[3] Fuente: Encuesta Nacional de Empleo Desempleo y Subempleo, ENEMDU 2016
[4] Fuente: http://www.habitatyvivienda.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2015/04/PROYECTO-PROGRAMA-NACIONAL-DE-VIVIENDA-SOCIAL-9nov-1.pdf
[5] Decreto Ejecutivo No. 11, de 25 de mayo de 2017, artículo 7, literal f
[6] Conforme el Acuerdo Ministerial 216 del MIDUVI, el Registro Social, es el catastro nacional de información nacional individualizada por familias que permite identificar la clasificación socio económica de las familias y personas que serán potenciales beneficiarias de los programas y proyectos sociales del Estado.
[7] Corresponde al Déficit habitacional cuantitativo de la vivienda: Número de vivienda que no cumplen condiciones mínimas de habitabilidad según su calidad, son consideradas irrecuperables, y deben ser reemplazadas. La necesidad de reposición considera toda la vivienda de material deficitario (pared, techo y piso), y el estado de las mismas (bueno, regular o malo) a. Fuente: http://www.conocimientosocial.gob.ec/ArchivosSicesWeb/Archivos11/fichasmetodologicas/vivienda/FM_Deficithabitacionalcuan titativodelavivienda.html#Fundamento.
[8] Se basa en la propiedad de la vivienda, es decir que hace referencia a todos quienes indican que la vivienda no es propia. El indicador es el de Distribución porcentual de hogares según tenencia de vivienda. – Número de hogares según tipo de tenencia de la vivienda: en arriendo, propia, cedida, o recibida por servicios, expresado como porcentaje del total de hogares (Fuente: http://www.conocimientosocial.gob.ec/ArchivosSicesWeb/Archivos11/fichasmetodologicas/vivienda/FM_Distribucionporcentuald ehogaresseguntenenciadevivienda.html#Fundamento
[9] Incidencia de la pobreza por ingresos.- Número de personas cuyo ingreso per cápita es inferior al valor de la línea de pobreza, expresado como porcentaje de la población total, en un período determinado.   Se define como ‘pobres’ a aquellas personas que pertenecen a hogares cuyo ingreso per cápita, en un período determinado, es inferior al valor de la línea de pobreza. La línea de pobreza es el equivalente monetario del costo de una canasta básica de bienes y servicios. Fuente: http://www.conocimientosocial.gob.ec/ArchivosSicesWeb/Archivos11/fichasmetodologicas/desigualdadpobreza/FM_Incidenciadelapobrezaporingresos.html#Fundamento.