Rocío de Moreno Mantuvo un encuentro con “Las Joaquinas” y la Red de Cuidadores de Personas con Discapacidad y Enfermedades Catastróficas

Rocío Moreno participó en el encuentro con la Red de cuidadoras de personas con discapacidad y enfermedades catastróficas.

Quito, (Pichincha). – Más de 600 personas miembros de las “Las Joaquinas” y de la Red de Cuidadores de personas con discapacidad y enfermedades catastróficas, recibieron a Rocío González de Moreno, presidenta del Comité Interinstitucional del Plan “Toda una Vida”, este martes 31 de octubre, en donde presentaron sus proyectos y programas a favor de este grupo de atención prioritaria.

Durante este encuentro, Ana Hurtado, presidenta de la Red de Cuidadoras entregó a Rocío de Moreno su agenda de trabajo donde se reconocen los avances en el tema de discapacidad con respecto a salud, educación, inclusión y empleo. En el encuentro, realizaron varias solicitudes sobre acceso a la educación a través del bachillerato acelerado y la creación de una carrera técnica sobre el cuidado “porque la práctica la tenemos, pero nos falta la teoría”, indicó.

En la cita señalaron la importancia de que sus familiares con discapacidad reciban atención médica con calidad y calidez, así como lograr convenios con farmacéuticas para recibir medicamentos a menor costo.

Por su parte, Rocío de Moreno se comprometió a ser un enlace y un acompañamiento entre esta organización y las instituciones “que son las encargadas de realizar todas las obras que se crearon desde la Misión Manuela Espejo y que ahora se retomarán con mayor fuerza”, afirmó.

Según datos del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) a escala nacional existen 528 comités de personas cuidadoras, quienes reciben el Bono Joaquín Gallegos Lara, que es una contribución monetaria condicionada con lo que se busca mejorar la calidad de vida de la persona con discapacidad y su familia.

Rocío de Moreno se comprometió a ser un enlace y un acompañamiento entre esta organización y las instituciones que son las encargadas de realizar todas las obras que se crearon desde la Misión Manuela Espejo y que ahora se retomarán con mayor fuerza.

“El bono se creó con la ilusión de fortalecer el vínculo natural entre las personas con discapacidad y sus cuidadores, madres en su mayoría, para que no sacrifiquen el cuidado de sus seres queridos” indicó Rocío de Moreno.

Esta contribución económica le cambió la vida a Mariana Ponce, madre de una niña de 8 años que tiene casi el 100% de discapacidad intelectual. “Antes de recibir el bono, el dinero que ganaba mi esposo no alcanzaba, ahora ya puedo dedicarme solo al cuidado de mi nena, porque nadie más como su madre puede hacer esta labor”, dijo.

“La corresponsabilidad es similar a la solidaridad, este es el valor que se pone en práctica con esta contribución económica”, indicó Rocío de Moreno, ya que todos somos responsables del bienestar del otro “es como un círculo virtuoso en el que la preocupación por nuestro hermano, naturalmente vuelve transformado en beneficio para nosotros”.

Al finalizar el encuentro, los miembros de la Red de Cuidadores mostraron el apoyo a la misión “Casa para Todos” que beneficiará a las personas de grupos de atención prioritaria.