Misión Las Manuelas

Brigadistas de la Misión Las Manuelas.

Antecedentes

 

Mediante el Decreto Ejecutivo 1188 del 7 de julio de 2008 se declara en emergencia el ámbito de las discapacidades, lo que permitió priorizar la atención y provisión de ayudas técnicas e insumos médicos, la prestación de servicios de salud pública a personas con discapacidad, adaptación y readecuación de infraestructura física que permita mejorar la accesibilidad a los diferentes espacios públicos, y la implementación de un sistema de información nacional, que detalle el tipo de discapacidad y porcentaje, condición socio-económica y demás necesidades encontradas. El 16 de julio del mismo año, la Vicepresidencia de la República oficializó los ocho ejes de los programas que integran la política “Ecuador sin Barreras”, alineándose a las disposiciones internacionales sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Entre 2009 y 2011, la Vicepresidencia de la República ejecutó la Misión Solidaria Manuela Espejo, recorriendo las 24 provincias y 221 cantones del Ecuador, con el objetivo de conocer las necesidades de asistencia sanitaria, ayudas técnicas, rehabilitación y apoyo socioeconómico de las personas con discapacidad, a fin de diseñar políticas orientadas a la atención integral.[1]

La misión se implementó a través de cuatro etapas de intervención:

  1. Diagnóstico
  2. Respuesta
  3. Prevención
  4. Inclusión

Uno de los logros fue la georreferenciación de las personas con discapacidad, así como la entrega de ayudas técnicas y demás elementos que mejoraron las condiciones de vida de esta población. La misión identificó 293.743 personas con discapacidad, 24% con discapacidad intelectual y 76% con otras discapacidades. La prevalencia de discapacidad obtenida por el estudio fue de 2,03%. (Banco Mundial, 2013, p. 13).

La Misión Solidaria Manuela Espejo albergó de manera general a todos los programas, proyectos y planes que fueron elaborados y ejecutados desde la Vicepresidencia de la República del Ecuador. El desarrollo de estos programas durante la fase de respuesta dejó grandes avances y satisfacciones para la sociedad en general, especialmente para las personas con discapacidad registradas en el Estudio Biopsicosocial Clínico Genético.

El 30 de mayo de 2013, mediante Decreto Ejecutivo No. 6[2], se crea la Secretaría Técnica de Discapacidades (Setedis), a fin de que impulse entre otras estrategias el Gobierno Accesible, la investigación técnica y científica, la marca de productos elaborados por personas con discapacidad, la inclusión educativa en las escuelas del milenio y la Certificación Nacional de Accesibilidad en los sectores público y privado.

En 2014 se dispone la transferencia del componente de la Misión Manuela Espejo, relacionado con la atención sanitaria a las personas con discapacidad hacia el Ministerio de Salud Pública (MSP). Así, para 2015, el MSP reportó un registro de 403.807 personas con discapacad[3].

SITUACIÓN ACTUAL 

Mediante Decreto Ejecutivo No. 11 de 25 de mayo de 2017, se crea la Secretaría Técnica del Plan “Toda un Vida”, adscrita a la Presidencia de la República, encargada de la ejecución de la Misión “Las Manuelas” y la coordinación para la implementación de la Misión “Toda una Vida”.

La Misión “Las Manuelas” se crea para la atención integral de las personas con discapacidad, así como para la generación de políticas y acciones encaminadas a erradicar todo tipo de violencias.

A junio de 2017, en Ecuador se registran 434.348 personas con discapacidad, que requieren atención prioritaria mediante mecanismos de respuesta inclusivos e integrales, que contribuyan no solamente a satisfacer las necesidades básicas, sino que promuevan el desarrollo de sus capacidades a través de espacios dedicados a su inclusión.

En este contexto, la Secretaría Técnica del Plan Toda una Vida promueve la atención integral de personas con discapacidad desde el plano asistencial hasta el plano de derechos e inclusión, a través de entrega de ayudas técnicas, pensiones asistenciales, vivienda, inclusión laboral, inclusión educativa e inclusión comunitaria.

El proceso de respuesta se enmarca dentro de principios de una vida digna, justicia social, redistribución económica, igualdad de oportunidades y participación social.

[1] La Misión aplicó la metodología de caracterización epidemiológica de investigación -acción participativa a libre demanda de las personas con discapacidad que deseaban ser estudiadas. La metodología incluyó criterios de inclusión de “discapacidades mayores”, mientras que las personas con discapacidades “menores” y temporales fueron excluidas: discapacidad somática o visceral (excepto la insuficiencia renal crónica) (Banco Mundial, 2013).

[2] Suplemento al Registro Oficial No. 14 de junio 13 de 2013, se creó la Secretaría Técnica de Discapacidades, como entidad encargada de la coordinación de la transferencia hacia los Ministerios de Salud Pública y de Inclusión Económica y Social, de los programas que venía ejecutando la Vicepresidencia de la República.

[3] Ministerio Coordinador de Desarrollo Social – Registro Interconectado de Programas Sociales.